Restaurante Casa Belarmino. Descubriendo Asturias

(19 de marzo de 2013).  Ver entrada completa

Este fin de semana estuve en mi tierra y descubrí un restaurante maravilloso que tengo que compartir con vosotros porque si venís por Asturias tenéis que hacer una parada en este templo de la gastronomía tradicional.

Casa Belarmino está en Manzaneda, a diez minutos de Avilés o media hora de Oviedo y Gijón; y a un minuto de uno de los enclaves más espectaculares de Asturias, el Cabo Peñas. De hecho, os recomiendo antes de comer daros un largo paseo por los acantilados y disfrutar de unas vistas imponentes.

En Casa Belarmino os recibirá Juan Luis González, últimamente empezábamos ya a acostumbrarnos a que fueran ellos los que  estuvieran entre fogones y  sus mujeres las que nos recibieran en la sala; pero aquí manteniendo la tradición la que borda las recetas es Ramona y el que pone la magia con sus palabras a cada plato es Juan Luis.

telva_firstclass_20140319

El restaurante tiene tres ambientes, la terraza, el comedor interior y dos mesas en la tienda que también hace las veces de bar. Para mí no hay duda, comer en una de las dos mesas de la tienda es lo que tiene más encanto, es una experiencia única que pocas veces tendréis ya la oportunidad de disfrutar en otro lugar.

La carta tiene los platos de toda la vida basados en la cocina tradicional, han rescatado todas las recetas de la abuela y les aplican las técnicas actuales, pero el seguimiento y el sabor es el de antes. A Ramona no hay halago que llene de más orgullo que arrancar a sus comensales frases como “son como las que hacía mamá”, “saben cómo las que hacía  la abuela” y os lo aseguro, estas frases pasan por vuestra cabeza varias veces. O quizá ninguna, porque no en todos los sitios se come como en Asturias, pero si no os sale ninguna entonces tendréis una primera experiencia que no olvidaréis nunca y volveréis a repetir, los que tenemos la suerte de reconocer los sabores, también volveremos, porque ya no hay muchos sitios donde nos consigan despertar así los recuerdos…

Por supuesto lo que os recomiendo es dejaros aconsejar por Juan Luis, pocas veces os sentiréis tan bien tratados y mejor aconsejados. Pero si os fiáis de mis opiniones os recomiendo, de primeros probar el pastel de puerros, las croquetas de compango, las sardinas de Avilés en aceite o el bloc de pato. De platos principales si es invierno sin dudarlo ni un minuto el pote de berzas. Si venís en algún otro momento o podéis probar más cosas, el arroz con pitu de caleya es memorable y el rollo de carne relleno os sorprenderá por su originalidad.

Cuando llegamos a los postres hay dos líneas, una tradicional y otra más moderna con colaboraciones de Paco Torreblanca y de Miguel Sierra; por supuesto todo postres caseros. Yo os recomiendo probar cuantos más mejor, se me nota lo golosa que soy pero es que todos estaban buenísimos. Si no, prioricemos, si o si os recomiendo probar la leche presa, es el mejor postre de la casa, sencillo pero único, difícil de replicar en otro lugar. De los nuevos os recomiendo el tiramisú, los átomos de chocolate y el helado de compota de manzana. Yo me quedé con las ganas de probar los borrachinos, así que hasta la próxima vez nos os podré contar…

Me vuelvo a Madrid deseando volver a comer en Casa Belarmino.  No puedo terminar este post sin darles la enhorabuena a Ramona y a Juan Luis por la dedicación que tienen y el mimo con el que tratan a sus clientes, una vez más se demuestra que cuando se hacen las cosas poniendo toda la pasión los resultados no pueden ser mejores.

LEAVE A REPLY